Siguenos en:
Instituto de Kabbalah Universal
Un centro de estudio para la Evolución del Alma

 

 
Caracas, 01 de Noviembre 2.015
  Podemos elevar al mundo
   
 
   
 

Hay una frase en particular en la porción de Jukat en la Torá que revela una nueva dimensión en cuanto a la magnitud de las cosas que hacemos, muchas veces creemos que hacemos una gran cantidad de rituales, de normas de la biblia que han perdido sentido, por ejemplo el Rosh Jodesh, el ritual de la luna nueva de cada mes, incluso he visto como muchos lo advierten como una idolatría, pero tenemos esa tendencia a juzgar lo que no conocemos, como seres humanos si algo no es lo que yo hago, lo que yo creo o lo que yo pienso, entonces simplemente está mal. En este caso se trata del Bircat Hamazon, la bendición para después de comer pan, es decir después de las comidas, en las que incluimos como complemento el pan.

En el capítulo 21:17 del libro de números está escrito acerca de una canción que canto Israel, y nos surge la pregunta ¿A qué se refiere esta canción? Aparece la historia de una fuente en el momento en que Dios da de beber agua a los hijos de Israel y está escrita nuestra frase: “Entonces Israel canto esta canción, elévate fuente, anunciadlo”. A simple vista “Elévate fuente, anunciadlo”, no parece decirnos mucho, pero hay un comentario de un Kabbalista de nombre Ben Ish Jai que va a cambiar toda el sentido con el que entiendes y recitas esta bendición y si no la haces vas a querer hacerla.

Ben Ish Jai dice que en realidad esta bendición no la hacemos para nosotros, sino para el Maljut ¿Qué es el maljut? para algunos de ustedes que no saben o no conocen porque no están familiarizados con estas palabras y conceptos, o están empezando aun en la kabbalah expliquemos esto de manera rápida y sencilla.

Maljut es un cuerpo cósmico, El Eterno creo al mundo, el universo, los astros, la luna y el sol, todo lo que existe incluidos los ángeles los planetas en fin, todo, a través de irradiaciones de luz, de su luz, de diferente graduación, en mayor o menor intensidad, cada una de esas irradiaciones de luz tiene un nombre y con esas irradiaciones de luz en mayor o menor intensidad creo el Santo, Bendito el, toda la realidad, es decir, la materia, con una luz que fue filtrando de una forma descendente, es decir, en orden descendente ¿para qué? para que existan los parámetros finitos de nuestra realidad. Sabemos que en los mundos superiores nada es finito sino infinito, así que tuvo que filtrar la luz y así creo 10 emanaciones básicas, que la Torá y los kabbalistas llaman el árbol de la vida. Cabe destacar que Michio Kaku el físico estadounidense de padres japoneses, quien tiene uno de los conceptos más exactos de la famosa teoría de las cuerdas, ha comprobado a través de bases científicas que existen 10 realidades básicas o 10 dimensiones incluyendo la nuestra.

Según la kabbalah estas van desde Keter (corona) en orden descendente en cuanto a magnitud de luz se refiere, es decir, cada vez menos intensidad de luz del Creador hasta Maljut, la cual es nuestra dimensión o el cuerpo cósmico en el que habitamos. Con estas luces el Eterno también creo cuerpos cósmicos que se dividen en 4, los cuales representan una familia, el primero de estos cuerpos cósmicos es llamado Aba, que en hebreo significa Padre y está vinculado a la sefira de Jokmah. También tenemos una madre cósmica que se denomina Inma y esta madre cósmica está vinculada con la luz denominada Binah. Que son las dos más intensas, las dos más cercanas al Creador siendo el Keter la más elevada. Y después creo hijos cósmicos, creo un hijo y una hija con todas las luces que siguen a continuación: Jesed, Guevurah, Tiferet, Netzaj, hod y Yesod. 6 luces que representan al hijo cósmico, el cual se denomina ZA (Zeer Ampin) y la hija cósmica que se denomina “Maljut”. A su vez esta hija e hijo cósmico formaron un matrimonio, una relación, aclarando que el mundo espiritual no es cognoscible por el hombre y todas las leyes primitivas entran en valides es en la materia finita, porque así lo requiere el proceso de nuestras almas. Por ejemplo Adam y Eva eran hermanos, creados del mismo padre, y procrearon porque provenían de lo divino, donde toda necesidad es suplida, después en nuestro mundo hay percepción, limitaciones, raíz de alma que no deben vincularse físicamente, todo esto por necesidades de requerimiento de almas.

Entonces siendo que Maljut es nuestra dimensión, nuestra madre cósmica, Ben Ish Jai dice que recitamos la bendición del Bircat Hamazon para el Maljut, pero, ¿Qué beneficio tiene el Maljut, nuestro cuerpo cósmico, con el recitar del Bircat Hamazon? Dice Ben Ish Jai que ella recibe Mojin y Mojin son facultades cognitivas cósmicas, es decir, en términos más claros, recibe luz del Creador. Y es sabido en Kabbalah que el Maljut se denomina “fuente”. Y así entendemos el canto: “Asciende fuente”, ¿A quién le está cantando Israel? Es al Maljut, que ascienda para recibir la energía, las bendiciones de arriba. Aba e Inma, padre y madre quienes a su vez reciben todo Del Creador. ¿Y qué sucede después con esta energía suprema? El Maljut se renueva en lo alto y transmite a los inferiores (nosotros), y por ello está escrito: “Asciende fuente”. Ahora entendemos que asciende se refiere a la elevación del Maljut, la madre cósmica, pero el siguiente contexto “anunciadlo”, ¿que significa?

La traducción de Onkelos de “anunciadlo”, quien es el famoso traductor de la Torá al Arameo, dice que anunciadlo se traduce como “Shalju Hashem”, que significa “alaben a Dios”. Dios es el creador de todo y nada está por encima de Él. Por lo tanto Todo es Dios. Por ende entendemos la frase ante esta nueva luz de revelación que dice: “Asciende Maljut (la elevación ante Dios de nuestra madre cósmica a recibir bendiciones) alaba al Eterno”. Esta es la verdadera frase, pero ¿Cómo Maljut alaba al Eterno? Explica que realmente esta última palabra, que dé comienzo parece como que no incrustara bien en la frase, es decir: “Asciende fuente, anunciadlo”. Parece que esta última palabra estuviera fuera del contexto, es porque no se refiere al Maljut, sino a nosotros. Es como: Asciende Maljut, a recibir todas las bendiciones de Dios, y ustedes, sus hijos, como dijimos esta es nuestra madre cósmica, alaben al Eterno”. ¿Y cómo lo alabamos? a través del Bircat Amazon, una de las dos ordenanzas de la Torá para alabar a Dios. Para el beneficio de ella y ella traerá a la tierra todas esas Berajot, bendiciones, para repartirlas entre sus hijos, entre nosotros, y este es el secreto de toda la abundancia.

Es un aprendizaje muy hermoso acerca de qué significa realmente no solo el Bircat Hamazon, que ya de por si nos da un entendimiento poderoso acerca de esta bendición, sino de la importancia que cada uno de nosotros puede marcar en este mundo. Solemos pensar cosas como: “esto es para los grandes sabios”, “Yo no sería capaz de esto”, o “yo soy nadie para hacer esto y aquello”. Pero si imagináramos, y aquí podemos entender un poco de esto, cuanto poder realmente tenemos para cambiar las cosas, para hacer el mundo con el que todos soñamos de manera consiente o inconsciente, entonces las limitaciones no existen para todo cuanto podemos lograr, ese es el verdadero despertar que yo quiero que recibamos, el de entender lo grandiosos y magníficos que fuimos creados, para asumir, cada uno en el grado que le corresponda, la responsabilidad de traer la redención final, que por fin va a traer el fin de cualquier caos, dolor, guerra, muerte y sufrimiento al mundo.

Somos los responsables de todo a nuestro alrededor y podemos empezar a sentirlo, a hacerlo y a actuar en ese sentido desde hoy. No solo haciendo el Bircat Hamazon, sino comprendiendo que desde la Creación, lo espiritual fue hecho primero y luego vino la manifestación física, pasa lo mismo ahora, hay que elevarnos del plano inferior de conciencia para recibir las bondades que Dios tiene para nosotros. Y esto lo lograremos entendiendo la importancia que todos y cada uno representa para la humanidad.

Bendiciones y luz…

  Con amor: Jonathan
   

 

 

Copyright 2016 Instituto de Kabbalah Universal - All Rights Reserved Site by Jesús Pérez Email: jeniopc@gmail.com