Siguenos en:
Instituto de Kabbalah Universal
Un centro de estudio para la Evolución del Alma

 

 
Caracas, 01 de Octubre 2.015
  Mientras arda la vela
   
 
   
 

Cuando vemos a una persona cometer algunos errores inmediatamente decimos que es una mala persona, que está alejada del bien, que tiene pocas probabilidades de ser alguien en la vida. Pero tal vez obviamos lo más importante, esta persona, aun con su negatividad y los procesos que pueda estar viviendo, ya es alguien y ya tiene una vida.

“No somos nosotros quienes determinamos la influencia que una persona pueda marcar en el mundo, pero si determinamos la nuestra”.

Cuando elegimos ver lo malo en otros, lo malo sacamos de nosotros mismos. Lo mismo sucede a la inversa, cuando elegimos siempre ver lo mejor de todos, lo mejor de nosotros también sale a relucir. Los kabbalistas dicen de hecho, que solo podemos notar en los demás lo que primero habita en nosotros, somos testigos de tanta negatividad como pueda existir dentro de nosotros y de tanta bondad como haya en nuestro corazón. Suena un poco difícil de entender, pero no te pido que lo entiendas completamente, solo que es parte esencial del ser humano errar pero cualquier persona, no importe donde se encuentre espiritualmente hablando, puede alcanzar todo su potencial con tan solo una decisión de cambiar.

“No se terminan las oportunidades en el momento en que erramos, ni para nosotros ni para nadie, mientras Dios nos otorga su aliento para levantarnos cada día, también nos da consigo, la oportunidad de cambiarlo todo”.

Se dice que Rav. Israel Salant llevo una vez los zapatos al zapatero para que se los arreglara, el Rav. al notar que estaba un poco ocupado, se hacía de noche y solo tenía una vela, y aun terminaba el trabajo de otro cliente le dijo: “Te los dejare y volveré mañana por ellos”. En esto el zapatero le dijo: siéntese Rabi, no lleve tanta prisa, mientras arda la vela arda, se pueden arreglar. El Rav. al escuchar esto espero, luego que se los entregaron fue a la Yeshiva (academia) corriendo y dijo a sus alumnos: hoy he aprendido una gran lección, “mientras arda la vela, se puede corregir”.

Cuando podemos encontrar lo bueno en otros, estamos viendo al interior de sí mismos donde habita su luz, donde se encuentra su vela, y si podemos aumentar su llama para que sea visible al mundo, cuanto y más la nuestra será visible la nuestra ante el Creador.

Considera el ver lo mejor en lo peor de las personas como un beneficio para ti…

Bendiciones y luz…

  Con amor: Jonathan
   

 

 

Copyright 2016 Instituto de Kabbalah Universal - All Rights Reserved Site by Jesús Pérez Email: jeniopc@gmail.com