Siguenos en:
Instituto de Kabbalah Universal
Un centro de estudio para la Evolución del Alma

 

 
Caracas, 01 de Septiembre 2.015
  El servicio de dar.
   
 
   
 

Acabamos de dejar atrás la Porción de Koraj esta semana, existe una tremenda profundidad en cuanto a los comentarios respecto a Koraj y todo lo que sucedió en aquella fatídica revelación de ese grupo que encabezaba el y que terminaron siendo tragados vivos por la tierra. Pero hay algo en particular en lo cual coinciden los Kabbalistas, Koraj no es el ser vil que todos pueden pintar en la historia literal y que simplemente cometió un error infame al revelarse contra Moisés, el alma de Koraj era en realidad, como cada una de nuestras almas, una que anhelaba luz y quiso de alguna manera adelantarse al tiempo apropiado para hacerlo. Pero yo quiero basarme en un contexto diferente, quiero basarme en los sacerdotes y una frase que es única en la Torá la cual se revela precisamente en esta porción, “Avodat mataná eten et Kehunatjem” (Números 18:7). “Te doy el servicio de dar, te otorgo el sacerdocio”.

Ahora, ¿Qué significa que Dios le otorga el servicio de dar a los sacerdotes (Avodat mataná)? En un sentido literal esto lo entendemos del hecho que el sacerdote siempre estaba ofreciendo las dadivas del altar, el sacerdote jamás estaba en conciencia de “que recibo de esto o aquello”, su trabajo fue designado únicamente a dar, a entregar las ofrendas del altar, luego de esas ofrendas había una expiación para la persona que traía la ofrenda, es decir, luego de elevar las ofrendas la persona obtenía algo nuevamente por medio del sacerdote, este le obtenía expiación por su pecado o una satisfacción por cualquiera que fuese el caso de la ofrenda, en fin el sacerdote estaba de nuevo en modo “dar”, en ambos casos el no obtenía un beneficio perceptible de esto. En la Kabbalah sabemos que el servicio del sacerdote provenía de Jokmah, así que esto no es una mayor sorpresa siendo que Jokmah representa la sabiduría y la línea derecha que es dar infinitamente. Entonces en un estado de conciencia los sacerdotes siempre están otorgando.

Ahora entendamos el concepto profundo y Kabbalista de esta frase “Avodat mataná”, en realidad cualquiera de nosotros solo puede dar a Dios a través de su propia interpretación, ¿Qué significa esto? por ejemplo si nos encontramos en la calle un amigo y un enemigo en problemas ¿a quién ayudarías? estoy seguro que tu primer impulso seria a tu amigo, pero ¿qué pasa si a quien Dios quería que ayudases era a tu enemigo? estamos totalmente limitados en cuanto a saber cuáles son los deseos de Dios para con nosotros, por ende, servimos a Dios de acuerdo a nuestra percepción de bueno y malo, claro y oscuro, servimos a Dios a través de nuestros sentidos físicos y eso, lamentablemente no está ni siquiera cerca de cumplir con su absoluta voluntad.

Por ende lo que Dios en realidad le da a los sacerdotes es la habilidad de Dar de acuerdo a su deseo, al deseo primordial de su benevolencia. Un sacerdote es considerado un Tzadik, un alma justa, que alcanzó un nivel tal que sirve tanto como le es posible basado en su propia conciencia interna, basado en su vasija para contener luz. A través de ese deseo de dar continuamente es producido lo que es llamado regalo, que es un estado de Devekut “adhesión” con el Creador de manera tal que solo puedo hacer de acuerdo a su voluntad y su voluntad se manifiesta en mí y sé que obviamente esto es lo mejor para mi vida, esto es lo que hará que mi alma alcance todo su verdadero potencial. Por ende en lugar de ahora dar solo a través de mi percepción limitada, ahora me encuentro en un estado en que recibo de Dios infinitamente más luz e inspiración que la que puedo producir por mí mismo. Por tanto esa inspiración y despertar de arriba que me da la capacidad de percibir mi alma, mi espiritualidad, mi proceso y las cosas que debo hacer que son las que el Creador realmente quiere que haga, que van más allá de lo que yo podría hacer por mí mismo con mi conciencia limitada es “el regalo de Dios” que entrega Dios a Aharón en este caso con “Avodat matana, eten et kehunatjem”. Te doy el servicio de dar, te doy el sacerdocio”.

Se dice en la Kabbalah que Jokmah, la sabiduría infinita, es un estado en el que puedes hablarle a Dios como si estuviese en tu presencia, un estado mediante el que estas en contacto directo con el Creador, por ende ese despertar de Avodat matana, metafóricamente es en realidad “que recibo directamente, o que recibo del Creador de forma directa”, esto no era así con los levitas quienes pertenecían a la línea izquierda, Binah, para ellos era como hablarle a Dios de Él, en tercera persona, y no de Tu como lo hacían los sacerdotes. Por ende se explica que los levitas debían hacer el servicio de la música y el ruido, siendo que estas en un estado de Él, que implica más distancia con el Creador, debes expresarte más fuertemente para ser oído.

Se dice que Koraj, como lo mencionamos al principio, en realidad quería traer la redención final al mundo, sin tener que esperar más allá de esa generación, a pesar de que Moisés le dijo que no estaban listos aun, el prosiguió, él quiso traer ese final de la corrección, pero cometió un pequeño error. Se dice en el Zóhar, “Koraj quiso cambiar izquierda por derecha y por eso debió ser destruido”. ¿Qué significa aquí cambiar izquierda por derecha? Simple, Koraj aunque su principal deseo era traer la redención final para todos, y sabemos que es algo que cada una de nuestras alas debe desear, también está dicho que para alcanzar ese punto no debe existir si quiera el 0,01 % de egoísmo o ningún aspecto de ego en nuestras almas para lograrlo, debe ser un deseo 100 %. Por lo tanto lo que hundió literalmente a Koraj fue que aunque sea en un deseo subconsciente en el, realmente deseaba hablar con Dios de Tu, el deseaba lo que tenía Aharón, pero no realmente el sacerdocio, sino recibir el despertar, la inspiración de Dios de arriba, el Avodat Matana, el servicio de dar, pero no en el sentido literal de lo físico, sino de la conexión superior que eso significaba.

Esto es lo que esta lección nos enseña, podemos obtener esta oportunidad gracias a Koraj, Aharón, Moisés y a Dios principalmente de obtener “Avodat matana”, el servicio de dar, la conciencia del sacerdote, sabemos que aunque el templo no está, cada uno de nosotros es sacerdote de su Kodesh interno, de su propio tabernáculo o santuario interno, y podemos obtener ese despertar de arriba a través de empezar a hacer el trabajo suficiente de compartir, de dar infinito, que cree ese mérito de recibir el servicio de dar, que es igual a recibir una guía detallada de que pasos debemos dar para alcanzar el fin de la corrección, esta es una gran enseñanza que se nos revela esta semana, el deseo de despertar en nosotros 100 % el deseo de dar y trascender nuestras limitaciones al recibir el despertar de arriba, la inspiración suprema de “Avodat mataná”, el servicio de dar. De llegar en esta generación a cumplir la Misión que empezaron Moisés, Aharón y Koraj. El final de todo caos en nuestro mundo y la llegada de Mashiaj.

Bendiciones y luz…

  Con amor: Jonathan.
   

 

 

Copyright 2016 Instituto de Kabbalah Universal - All Rights Reserved Site by Jesús Pérez Email: jeniopc@gmail.com